Sobre Nosotros


Desde muy pequeña supe que quería ser bailarina. No sé porqué tenía tantos reparos en comunicar esto a mi familia, así que para reyes les pedía que me trajeran unas zapatillas de ballet, a ver si así se daban cuenta de mi vocación. 

Por otra parte, tenía otra pasión: me encerraba en mi habitación, después de volver de la escuela, y dibujaba personajes. Tenía una gran colección que guardaba en mi armario. 
Un día tímidamente le dije a mi madre: «yo quiero ser bailarina». A lo que ella respondió: «Nooo, que se te cansan mucho las piernas». 
Ahí quedó todo, nunca más volví a comentar nada, y cuando tuve la suficiente independencia para coger un autobús, con trece años, me busqué un polideportivo donde hacían gimnasia rítmica. Así empecé a desarrollar mi gran vocación.
Mi primera muñeca fue construida con fieltro y algodón. Me hice un títere de corcho, y lo colgué de la pared. En mi habitación habitaban un sinfín de personajes que tenían vida. 
Finalmente entré en el Conservatorio de Madrid, Arte Dramático, a la vez me examinaba en el conservatorio por libre de Danza clásica y comencé a tener diferentes trabajos en distintas compañías.
 

RESTAURACIÓN DE PINTURA Y DIBUJOS ANIMADOS

Estudié restauración de pintura en la escuela de Alcalá de Henares. También ingresé en una academia para estudiar animación. Iba a dibujar modelo del natural al círculo de Bellas Artes, y estatua en el Museo de América. Le he dedicado muchas horas al dibujo y la pintura, y me parece bien.
DIBUJOS ANIMADOS

He trabajado como ayudante de animación en la empresa Cartoom de Valencia. 

Animación por ordenador en la empresa Bren de Santiago de Compostela.

 

 

Actualmente

Nos situamos en el entorno rural. Estamos restaurando una casa de piedra. Nuestro proyecto es producir muñecos, ilustraciones, indagar sobre los pigmentos naturales y a la vez, desarrollar talleres de interés para el entorno.